test

¿Quién se queda con el anillo de compromiso después de una ruptura?

Dos profesores de derecho explican por qué podría querer un acuerdo prenupcial para su diamante


Cuando Jennifer López y Ben Affleck se comprometieron por primera vez, en 2002, él le regaló un anillo muy caro. Según los informes, ese anillo de compromiso valía hasta $2.5 millones, hecho por el joyero de lujo Harry Winston y adornado con un diamante rosa de 6.1 quilates.

Después de que las estrellas de cine se separaron en 2004 sin casarse, J. Lo dijo que tenía la intención de devolverle el anillo “en silencio” a Affleck. Ya sea que haya hecho eso o no, ¿tenía López derecho a quedarse con esa roca o cualquiera de las otras que recibió de sus numerosos ex esposos y ex prometidos?

La respuesta puede importarle a cualquiera que esté comprometido, casado o incluso pensando en casarse. Nadie sabe con certeza cuántos compromisos terminan en una ruptura, aunque hay estimaciones de que aproximadamente 1 de cada 5 lo hace.

Como profesores de derecho que enseñan derecho de propiedad y de familia, con frecuencia hablamos con los estudiantes, y con nuestros propios familiares, sobre obsequios y matrimonio. Los estudiantes a menudo nos preguntan quién es el dueño del anillo de compromiso si las parejas no se casan o si finalmente se divorcian. También quieren saber qué pasa si les roban el anillo.

Si bien los impuestos, las leyes y los seguros no son temas muy atractivos, el matrimonio nunca ha sido solo una cuestión de romance. También es una asociación con repercusiones económicas.

Raro antes del siglo XX

Los anillos de compromiso eran bastante raros hasta hace unos 100 años, aunque aparentemente el emperador Maximiliano le dio el primer anillo de compromiso de diamantes a María de Borgoña en 1377. Pero no fue sino hasta el final de la Gran Depresión que una campaña publicitaria sofisticada creó un mercado para los anillos de compromiso de diamantes en los Estados Unidos.

Para 1940, el 10% de las novias recibían anillos de diamantes. Esa participación saltó al 80% en 1990.

Tal vez impulsados ​​por la creencia de que un anillo debería costar tanto como un hombre gana en tres meses, los costosos anillos de compromiso de diamantes crecieron en popularidad entre 1935 y 1965.

No hay recurso para los novios despechados

La profesora de derecho Margaret Brinig descubrió que los cambios legales coincidieron con las nuevas costumbres a mediados del siglo XX.

Específicamente, Brinig apunta a la abolición de las demandas conocidas como acciones de “incumplimiento de promesa”, que podrían interponerse luego de compromisos rotos.

Es decir, las novias podían quedarse con los anillos, incluso los caros, sin casarse.

Esta nueva convención, ha escrito Brinig, podría haber servido como una forma de compensación si la novia hubiera perdido su virginidad después de comprometerse. Si el matrimonio no sucediera, al menos tendría algo de valor a lo que aferrarse.

Figuras de novia y novio dispuestas para mirarse enojados a cada lado de un cuchillo cortando un pastel de bodas por la mitad.
¿Están discutiendo sobre quién se queda con el anillo? Peter Dazeley/El banco de imágenes a través de Getty Images

¿Compromisos sin culpa?

En la segunda mitad del siglo XX, las leyes de divorcio de EE. UU. cambiaron y los tribunales dejaron de determinar quién tenía la culpa cuando las parejas casadas se separaban. En lo que llegó a conocerse como divorcio sin culpa, ninguno de los cónyuges tenía que probar que el otro los había engañado o había sido cruel con ellos.

Y, como documenta la profesora de derecho Rebecca Tushnet, muchos tribunales han aplicado un marco similar de “sin culpa” a los compromisos rotos. Eso significa que no importa quién lo rompió o por qué.

Al abordar esa regla en 1997, tres jueces de un tribunal superior de Pensilvania se basaron en la historia de Adán y Eva, vagaron hasta la época romana y luego anunciaron que “el regalo del anillo a [la novia] en el momento de su compromiso estaba sujeto a una condición implícita que requiere su devolución si el matrimonio no se llevó a cabo”.

Y eso fue en un caso en el que un hombre que le había propuesto matrimonio a su novia canceló el compromiso dos veces.

Los tribunales de Iowa, Michigan, Minnesota, Mississippi y otros estados han emitido fallos similares.

Diferentes estados, diferentes apuestas

Pero la Corte Suprema de Montana sostuvo en 2002 que una ex prometida podía quedarse con su anillo de compromiso después de una ruptura. Al señalar que las mujeres “a menudo aún asumen la mayor parte de los costos previos a la boda”, el tribunal expresó su preocupación de que tratar los anillos de compromiso como obsequios condicionados al matrimonio podría perpetuar el sesgo de género.

Y un tribunal de Texas dictaminó un año después que alguien que le dio un anillo de compromiso a su prometida y luego canceló la boda no tenía derecho a que se lo devolvieran.

En California, una ley estatal promulgada en 1939 establece que el anillo debe devolverse si el matrimonio se rompe por consentimiento mutuo o la persona que recibió el anillo de compromiso inicia la ruptura.

Independientemente de dónde viva, si está legalmente obligado a devolver un anillo de compromiso y no lo hace, es posible que tenga que pagar daños monetarios. Esto puede generar dificultades financieras cuando los anillos se pierden, se los roban o se tiran intencionalmente.

Consecuencias fiscales

Si una persona se queda con el anillo después de una ruptura, puede haber consecuencias fiscales sobre las donaciones para la persona que compró el anillo. Pero eso es solo si el anillo cuesta más de $17,000 dólares, y hay muchas variables y lagunas que pueden reducir las posibilidades de que un ex despechado le deba dinero al Servicio de Impuestos Internos.

Cualquiera puede hacer obsequios por un valor de hasta $17,000 por año, a partir de 2023, a cualquier otra persona sin incurrir en consecuencias. Los obsequios que valen más que ese umbral están oficialmente sujetos a un impuesto sobre donaciones, y el IRS exige que los contribuyentes informen anualmente la cantidad de esos obsequios.

A partir de 2023, los contribuyentes también pueden dar obsequios por un total de $12,92 millones durante toda su vida, o después de la muerte en sus testamentos, sin consecuencias relacionadas con los impuestos.

Pero los obsequios de $17,000 o más consumirán ese crédito.

Planificar el futuro

Cualquiera que se comprometa puede asegurar un anillo.

Y aunque ningún lector debería ver este artículo como una fuente de asesoramiento legal personal, notamos que las parejas comprometidas pueden establecer sus propias reglas. Los tribunales generalmente harán cumplir los acuerdos escritos alcanzados entre dos personas que planean casarse que estipulan quién recibe el anillo después de una ruptura.

Las parejas pueden redactar o firmar un contrato relacionado con el anillo, especialmente si esa pieza de joyería tiene un gran valor sentimental o monetario.

Entendemos que tal papeleo podría no materializarse durante un tiempo de rodillas dobladas y celebración gozosa. También entendemos que lo que la gente hace con sus anillos cuando se cancela un compromiso no es solo una cuestión de lo que exige la ley.

Pocas demandas de este tipo

Quizás no sea sorprendente que hayamos encontrado relativamente pocos casos en los que alguien haya demandado a un ex por este tema.

Ni siquiera Ben Affleck hizo eso. Si hubiera intentado demandar a J. Lo en 2004 en un tribunal de California, podría haber ganado. Pero su éxito habría dependido de cómo terminó el compromiso.

Además, como habrás escuchado, la pareja de alto perfil se reunió en 2021 y se casó en 2022.

Según los informes , el segundo anillo de compromiso que Affleck le dio a López tiene un valor de $5 millones, probablemente el doble que el primero. J. Lo se queda con ese enorme y raro diamante verde para siempre ahora que dice que su nombre es Sra. Jennifer Lynne Affleck.

Aldea84
Aldea84http://aldea84.com
Sitio para nativos y migrantes digitales basado en la publicación de noticias de Tijuana y Baja California, etnografías fronterizas, crónicas urbanas, reportajes de investigación, además de tocar tópicos referentes a la tecnología, ciencia, salud y la caótica -y no menos surrealista- agenda nacional.

Artículos relacionados

spot_imgspot_img

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

spot_imgspot_img

Lo más reciente

spot_imgspot_img