Almacenamiento en la nube: ¿por qué nos debe importar?

Empresas, gobierno y ciudadanos tenemos nuestros datos recolectados en servidores, un servicio que llegó para formar parte de nuestras vidas.


El almacenamiento en la nube está en auge. Un estudio reciente de IDC, FutureScapeIndustria de TI mundial 2022 Predicciones – Implicaciones en América Latina, indica que en el año 2023 el 80% de las empresas usarán servicios de almacenamiento en la nube.

La consultora Gartner, especializada en tecnologías de la información, prevé que en 2022 los ingresos globales ligados a la nube alcancen 474,000 millones de dólares y la cifra irá en aumento, pues la nube será necesaria para construir el internet de las cosas, metaverso, la minería de criptomonedas y demás proyectos.

El tema no es exclusivo para empresas o gobiernos, si tú tienes un correo electrónico, eres usuario de alguna red social o estás suscrito a algún tipo de servicio de streaming como HBO Max o Netflix, tu información está en la nube.

En América Latina, la nube fue reconocida por el 89% de los CEO en 2021 como una tecnología crítica para los próximos tres años, de acuerdo con IBM Latinoamérica.


¿Qué es el almacenamiento en la nube?

El profesor Ariel Ortiz Ramírez, del Departamento de Computación, de la Escuela de Ingeniería y Ciencias del Tec de Monterrey, responde que es una red gigantesca de servidores encendidos en todo el mundo que almacenan la información de los usuarios de internet.

Aunque el término de “cómputo en la nube” tiene menos de 20 años, el concepto en sí mismo es tan antiguo como el World Wide Web y el internet.

En años recientes las empresas que han dominado los servicios de la nube incluyen a Amazon Web Services (AWS), Microsoft, Google, Oracle, IBM y la china Alibaba Cloud.

Es un elemento de primera necesidad, porque se puede acceder a esa información de forma remota, segura, accesible y fácil de administrar. 

Por ejemplo, cuando hacemos una videollamada los millones de datos que se requieren para ver las imágenes en realidad corren en la nube, no en nuestro dispositivo, gracias a ello no hay interrupciones.

“Tendrá cada vez mayor importancia en nuestra vida cotidiana pues con el internet de las cosas habrá sensores en nuestros automóviles, en nuestra ropa, en wearables que colectarán millones de datos y se procesarán para tomar decisiones, desde la medicina personalizada hasta la gobernanza de una ciudad”, indica Ortiz Ramírez.

Y, por supuesto, también será necesario para el metaverso, la Web3, la minería de criptomonedas y demás proyectos tecnológicos que son promesa de una nueva economía digital.

Beneficios del almacenamiento en la nube

El profesor del Tec explica que, en el pasado, una persona con su propio sitio web debía tener su propio servidor en casa u oficina, lo que implicaba tener su computadora encendida las 24 horas del día, los 365 días del año, con internet ininterrumpido, lo que a la larga implicaba un mayor costo energético y económico.

Los proveedores del almacenamiento en la nube por un costo mensual, en cambio, garantizan que el sitio web funcione e incluso proporcionan otros servicios como respaldos automáticos y analítica de datos, lo que le ha venido a facilitar la vida a los emprendedores, quienes ya no deben hacer grandes inversiones en infraestructura.


Otra gran ventaja es que sus servicios son escalables: “Si en mi sitio web tengo unos cientos de usuarios y de repente alcanzo millones de visitas, estos proveedores me ofrecen lidiar de forma automática con los nuevos usuarios”.

Así la inversión de los pequeños empresarios va escalando conforme aumentan sus ingresos y se reduce el riesgo de perder mucho dinero en infraestructura si no funciona el negocio.

Los riesgos del almacenamiento en la nube

Es un servicio casi monopólico, porque solo existen un puñado de empresas en todo el mundo, lo que reduce las opciones de contratación. 

El maestro en ciencias computacionales explica que esto se debe a que las granjas con servidores remotos implican una inversión enorme: se requiere el equipo, las instalaciones adecuadas, el espacio y una fuente ininterrumpida de electricidad.

Las granjas se encuentran en diversos lugares, algunos pueden ser bastante remotos. Por ejemplo, AWS tiene sus granjas de servidores en Brasil, Europa, Asia y en Estados Unidos, pero no aquí en México.

En particular, los gobiernos deben ser cautelosos del lugar donde almacenan sus datos y quiénes tienen acceso a ellos.

“Es totalmente válido que un gobierno federal, estatal o municipal dude de la seguridad de la red y de sus datos en la nube, porque sí pueden ser vulnerados. Queremos creer que las empresas que nos ofrecen sus servicios en la nube se conducen de manera ética y responsable, pero, en realidad, no lo sabemos”.

Los cambios geopolíticos también pueden ser un riesgo para la conexión ininterrumpida y seguridad de esa información, si alguna organización dependiera de granjas localizadas en Rusia, en algún momento estas podrían ser bloqueadas a raíz de las sanciones internacionales ejercidas por la invasión a Ucrania.

Tipos de almacenamiento en la nube

Nube pública

Las nubes públicas como la de AWS permiten que cualquier persona, mediante un pago, los use. Normalmente funcionan bajo servicios de suscripción y hay paquetes ad hoc a las necesidades de cada empresa, gobierno o de una persona que maneja grandes cantidades de datos y busca tener acceso remoto. 

Nube privada

La nube privada o local es cuando una empresa o un gobierno almacena sus datos en sus propios servidores ya sea por seguridad (pues pueden tener información estratégica) o por tener el control de su información. 

La empresa o dependencia gubernamental se hace cargo de los costos de mantenimiento, infraestructura y personal para mantener a salvo a esos servidores.

Nube híbrida

Probablemente sea el esquema más común en las organizaciones porque muchas empezaron con sus propios servidores (o nubes privadas) y conforme fueron creciendo, migraron a nubes públicas. Es normal encontrar esta figura en las empresas.

Soluciones remotas

Junto con el almacenamiento de datos en la nube, empresas como AWS ahora ofrecen otros servicios como el de virtualización, que significa tener acceso remoto a una computadora virtual en la nube.

“El servidor se encuentra en algún lugar del mundo pero tú desde tu casa le puedes instalar programas para trabajar y los puedes correr gracias a que tienes conectividad ininterrumpida”.

Estas empresas también ofrecen facilidades de geolocalización, envíos automáticos de correos electrónicos o mensajes de texto, ejecución de cargas de trabajo de machine learning para entrenar redes neuronales a que reconozcan cierto tipo de imágenes, y decenas de servicios más.


Con información de Tec Review

Aldea84http://aldea84.com
Sitio para nativos y migrantes digitales basado en la publicación de noticias de Tijuana y Baja California, etnografías fronterizas, crónicas urbanas, reportajes de investigación, además de tocar tópicos referentes a la tecnología, ciencia, salud y la caótica -y no menos surrealista- agenda nacional.

Artículos relacionados

https://tijuana.gob.mxhttps://tijuana.gob.mxhttps://tijuana.gob.mx

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Lo más reciente

spot_imgspot_img